Seguros CCPP

¿CÓMO PUEDEN GESTIONAR LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS LOS SINIESTROS PROVOCADOS POR EL TEMPORAL DE NIEVE?

Filomena, el gran temporal de nieve que ha afectado a casi la mitad del territorio de nuestro país, dejando incomunicados a más de 4.400 municipios y 14 millones de personas, sin duda formará parte de nuestra historia no solo por ser la más extrema ola de frío padecida en un siglo, sino también por los estragos y la factura incalculable en daños materiales que ha dejado tras su paso. Ni siquiera el despliegue sin precedentes de recursos humanos y materiales, en el que intervinieron alrededor de 62.000 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el auxilio de personas, el aseguramiento de los servicios y bienes esenciales o la asistencia a las emergencias, parece haber sido suficiente para prevenir el catastrófico numero de siniestros e incidencias que la gran cantidad de nieve y las glaciales temperaturas han provocado, y a día de hoy siguen ocasionando.

Pasado el temporal, las calles de muchas ciudades y pueblos continúan ocultas por un bloque compacto de nieve y hielo por el que no se puede transitar sino a pie, numerosos árboles siguen sepultados bajo su peso y en muchos edificios se pueden empezar a apreciar los daños ocasionados por la nevada, lo que claramente supone un peligro para la seguridad del inmueble y el correcto funcionamiento de las Comunidades de Propietarios. Para prevenir situaciones que pueden derivar en problemas mayores en los inmuebles tras la nevada, originados principalmente por la acumulación de nieve y hielo de las cubiertas y tejados, el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid ha publicado una serie de recomendaciones para garantizar la seguridad de los edificios y el funcionamiento de las viviendas. Por otra parte, el Asesor en Seguros Diego Silva Bahamonde ha elaborado para CafMadrid una guía práctica para reclamar siniestros tras el paso del temporal de nieve, un decálogo que tiene como objetivo despejar todas las dudas que pueden surgir sobre las coberturas en las Comunidades Propietarios.

¿Cómo actuar para mejorar la situación de los edificios y las viviendas tras la nevada?

Aunque principalmente los desperfectos se encontrarán en las estructuras de las cubiertas y podrían tener consecuencias como goteras, humedades o daños en techos y soleras, en primer lugar es necesario cerciorarse de que el edificio no ha sufrido daños estructurales. La normativa marca una sobrecarga de nieve de 100 kg/m2, por lo que en edificios sin patologías previas debería haber más de 80 centímetros de nieve acumulada en terrazas, cornisas o voladizos para que existiera riesgo de derrumbe. Pero, si el edificio es antiguo o los materiales están envejecidos hay que tener especial cuidado y vigilar la aparición de cualquier tipo de grieta a causa de la nevada. Si esto ocurriese, es necesario consultar con un técnico especialista que evalúe la situación y proponga las medidas que se deben adoptar.

Al mismo tiempo es necesario realizar una supervisión de fachadas y elementos exteriores, ya que la acumulación de mucha nieve en equipos de aire acondicionado, jardineras, toldos desplegados, antenas parabólicas, barandillas y demás elementos que sobresalen de las fachadas podría provocar el desprendimiento de esos elementos si no están bien anclados. Por este motivo, se recomienda retirar la nieve almacenada en los mismos y que les provoca el sobrepeso antes de que se convierta en hielo. Esta retirada debe efectuarse en condiciones de seguridad y comprobando previamente que no provoque daños en los viandantes ni en las viviendas inferiores. 

En cuanto a las cubiertas, los problemas suelen localizarse en canalones, tejas o chapas en mal estado y en la acumulación de gran cantidad de nieve. Es conveniente que se retire de los sumideros existentes para que trague bien el agua del deshielo, pero no se debe realizar acción alguna hasta que se pueda acceder a la cubierta sin peligro, con todas las medidas de seguridad y en condiciones climatológicas favorables. Tras comprobar que el acceso al tejado se puede hacer sin riesgos, también es muy importante realizar una primera inspección visual y revisar la impermeabilización a fin de descartar posibles filtraciones de agua con las consiguientes apariciones de humedades y goteras.

En el caso de que los daños causados por la exposición a la borrasca hayan ocasionado importantes desperfectos en los aislamientos térmicos y acústicos del edificio, es recomendable no sólo actuar para rehabilitar la impermeabilización sino también aprovechar la ocasión para incorporar soluciones que garanticen el buen comportamiento de la cubierta ante futuras nevadas o heladas.

Por último, siempre que no exista ningún riesgo de desprendimiento de ramas de árboles o de nieve y hielo de cubiertas y tejados se podrán revisar los posibles desperfectos existentes en jardines y zonas exteriores comunes.

Una vez que se haya comprobado que no hay daños, o que hayan sido localizados y reparados, es recomendable realizar una prueba de estanqueidad de la impermeabilización que evitará la aparición de futuros problemas de filtraciones o humedades en plantas inferiores o por la fachada.

 ¿Cómo reclamar los daños por siniestros ocasionados por la nevada y sus efectos consecuenciales?

Teniendo en cuenta que los daños directos causados por la nieve suelen estar cubiertos en los seguros multirriesgo y que el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), únicamente daría cobertura a los daños derivados del deshielo  posterior, si se produce inundación, en nuestra opinión las actuaciones en orden de prioridad serían las siguientes:

  1. Atender a las reparaciones urgentes e importantes para la seguridad y habitabilidad del inmueble. Documentar con reportaje fotográficos los daños previos y los trabajos ejecutados.
  • Comunicar el siniestro al Mediador de seguros para que éste lo traslade a la compañía aseguradora, previo asesoramiento por su parte. Es importante incluir las fotografías realizadas del mismo antes y después de cualquier actuación preventiva o de reparación.  
  • En la realización de peritajes, algunas aseguradoras recurrirán a la peritación de forma telemática para la resolución de conflictos, por lo que será muy importante que quien reciba al perito sepa manejar con soltura aplicaciones móviles y esté bien asesorado y documentado de todos los daños que se hayan ocasionado.
  • En cuanto a la caída de árboles o ramas de gran tamaño, a causa de la nieve, la aseguradora comunitaria podría dar cobertura con daños a terceros. Únicamente dará cobertura al propio árbol en caso de disponer de dicha garantía en las condiciones generales o particulares.
  • Contratar los servicios de un perito por cuenta del tomador del seguro para presentar a la compañía de seguros o incluso contrastar valoraciones en caso de disconformidad. Este coste corre a cargo de quien le encarga. Si necesitas ayuda en éste sentido disponemos de gabinetes independientes.
  • Tener paciencia y saber que la compañía de seguros dispone de 40 días desde el conocimiento del siniestro para abonar los daños que considere cubiertos. Si al cabo de tres meses desde la ocurrencia del siniestro no realizó el pago o reparó los daños incurre en intereses de demora.
  • Ante cualquier reclamación de terceros, ponerlo en conocimiento del Administrador de Fincas quien coordinará y tomará nota de sus datos, relación de daños, compañía aseguradora para darle traslado al Mediador de seguros o a la compañía aseguradora.
  • La congelación de conducciones de agua es un riesgo excluido en muchas de los condicionados generales, motivo por el que se deberá consultar previamente si la póliza multirriesgo de la comunidad incluye dicha garantía.
  • Ante la avalancha de siniestros que están recibiendo las compañías de seguros, es aconsejable utilizar un servicio imparcial de gabinetes periciales. No dudes en contactar con nosotros y te informaremos sobre este servicio.
  1. Por último, recomendamos tranquilidad y una comunicación de siniestros unificada a través del Administrador de Fincas colegiado y/o vuestra correduría de confianza. La Ley de Contrato de Seguros establece un periodo de 7 días para proceder a la comunicación de siniestros siempre que no suponga una agravación de daños dicho plazo.
¿Y si la aseguradora no se quiere hacer cargo de los siniestros?

En el caso de que una Comunidad de Propietarios, tras comunicar el siniestro a la aseguradora, reciba una contestación negativa de cubrir los daños o desperfectos, en primer lugar hay que asegurarse si lo reclamado es realmente objeto de cobertura. Para ello se debe leer detalladamente el contenido de la póliza, no solamente el literal de las garantías, y averiguar cuáles son los límites del contrato y las cláusulas establecidas. Suele ocurrir que las prisas a la hora de contratar un seguro, o la confianza en lo publicitado o narrado en la oferta, acaben por darnos una desagradable sorpresa a la hora de comunicar un siniestro que pensábamos que estaba cubierto. Incluso en posible que sea necesario poner en marcha el procedimiento de reclamación ante el Servicio del Defensor del Asegurado o Atención al Cliente y el Servicio de Quejas y Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Por estos motivos, es imprescindible que toda Comunidad de Propietarios cuente con el asesoramiento de un profesional, imparcial e independiente que represente a la comunidad frente a la compañía aseguradora, es decir, una Correduría de Seguros.

En la Correduría de Seguros José Silva somos expertos en la comparativa de seguros para Comunidades de Propietarios. Estudiaremos las necesidades de vuestra comunidad para ofreceros una póliza multirriesgo a su medida, con todas las garantías profesionales y claridad en los contratos. Además, garantizamos un amplio servicio postventa, realizado por un excelente equipo de profesionales.

¿Quieres contarnos tu experiencia del temporal de nieve?

Cuéntanos vuestro caso, podemos ayudaros a resolver cualquier siniestro. No lo dudes, déjanos a continuación un comentario o escríbenos a nuestra dirección de correo [email protected]. También puedes contactarnos través de nuestra página web o llamándonos al teléfono 915353009. Recibiréis una inmejorable atención, estamos para ayudaros.

© José Silva Correduría de Seguros 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Centro de preferencias de privacidad

    Necesarias

    No hay cookies necesarias

    Advertising

    Analytics

    Este sitio web no usa Cookies de Analytics.

    Other