seguros personales

¿EN QUÉ MOMENTO HAY QUE CONTRATAR EL SEGURO DE VIAJE?

«Cuando emprendas tu viaje a Ítaca pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias.»

Constantino Cavafis.

Debemos tener claro que aventura es sinónimo de riesgo, incidente, lance, peripecia… En definitiva, peligro. La contratación de un seguro de viaje no resta emoción a la singladura. Sin embargo, nos garantizará tranquilidad y protección a través de un magnífico cuadro de coberturas que empiezan antes de comenzar el viaje y siguen activas durante y después en la vuelta. En definitiva, un buen seguro de viaje es el compañero ideal que da respuestas cuando te haces preguntas.

Por este importante motivo, en nuestra correduría siempre recomendamos elegir a este amigo silencioso en el momento de hacer la primera reserva que suponga un desembolso de dinero, ya sea para el medio de transporte, el alojamiento, una actividad o cualquier otra cosa que justifique que vamos a realizar un viaje a un destino en concreto. De este modo, nos aseguramos de que cualquier imprevisto que ocurra antes del inicio del viaje quede cubierto y podremos beneficiarnos al máximo de las coberturas que incluya el seguro.

Vaya, ¿té has olvidado de hacer sitio a tu compañero invisible? Todavía estas a tiempo de hacerle un hueco, eso sí, más estrecho. El seguro de viaje puede ser adquirido hasta el día anterior al comienzo del viaje, pero deberemos contar con que, de esta forma, no quedarán cubiertos los sucesos ocurridos antes de la contratación de la póliza y algunos otros imprevistos que requieren una anticipación para que las compañías de seguros se hagan cargo de los gastos. En el argot asegurador se denomina período de carencia.

Por lo tanto, lo ideal es que suscribamos el seguro de forma específica para el viaje que vayamos a hacer con la antelación necesaria. Incluso si eres un viajero habitual puedes suscribir un seguro anual para todos los viajes alrededor del mundo. A continuación, comentamos los aspectos más importantes.

Cobertura de gastos médicos de emergencia.

Estamos ante una de las coberturas esenciales para cualquier viaje, ya que nos permitirán tener acceso a la asistencia sanitaria que necesitemos, incluso en el extranjero. Nuestro sistema sanitario es un lujo en comparación con el existente en otros países. De hecho, en función del destino que escojamos para nuestras vacaciones, contratar un seguro de viaje puede ser una condición imprescindible de acceso al país.

Un buen ejemplo es nuestra clienta Laura, que viajó a Malí con su familia. Durante el mismo sufrió un fuerte dolor abdominal que le obligó a ingresar en un hospital local durante 4 días. En cuanto estuvo estabilizada decidieron regresar a Madrid. Todos sus gastos fueron asumidos por la compañía aseguradora.

También conviene apuntar que muchos seguros de salud ofrecen coberturas sanitarias fuera de nuestras fronteras, como por ejemplo en los países de la Unión Europea. Si ya contamos con una póliza de este tipo es recomendable revisar cuales son exactamente sus coberturas, para no duplicarlas en el momento de contratar un seguro de viaje.

Cobertura de repatriación, evacuación o traslado sanitario.

Si sufrimos un accidente o contraemos una enfermedad en el transcurso de nuestro viaje, esta cobertura nos garantizará el transporte hasta el hospital más cercano o volver al país de origen si fuese necesario. Incluye el transporte sanitario, desplazamiento y alojamiento de un acompañante en caso de hospitalización, traslado o repatriación del asegurado. En caso de fallecimiento, cubre el traslado del cuerpo hasta el lugar de inhumación, así como los gastos del transporte de vuelta para familiares.

Volviendo al caso de Laura, tanto la familia de Laura como ella misma pudo regresar a España en vuelo especial con cargo al seguro que contrató con nosotros.

Cobertura de anulación o cancelación.

Se trata de una de las garantías más interesantes de los seguros de viaje, ya que gracias a ella podremos recuperar los gastos invertidos en reservas en el caso de que finalmente no podamos realizar el viaje por un motivo de fuerza mayor que esté debidamente justificado y contemplado en el contrato. Entre los motivos por los que se puede anular un viaje sin coste se encuentran: enfermedad, accidentes o fallecimiento del asegurado o de algunos de sus familiares, causas laborales o procedimientos judiciales.

Remedios contrajo el Covid-19 dos días antes de viajar a Brasil. Eran las vacaciones más esperadas para visitar a su familia, afortunadamente contrató con nosotros un seguro que le permitirá viajar en otra fecha, sin costes adicionales.

Cobertura de retraso o interrupción del viaje.

Así como la cobertura de anulación brinda protección para los costes prepagados y no reembolsables en caso de que no podamos realizar el viaje, la cobertura de retraso o interrupción del viaje nos protegerá ante un imprevisto que obligue a interrumpir o retrasar el viaje (inclemencias meteorológicas, problemas mecánicos en el medio de transporte…). Incluso en caso de retraso, por ejemplo de un vuelo, la aseguradora se hará cargo del alojamiento y las dietas si fuera necesario.

José y su familia tuvieron que interrumpir su viaje y regresar a España al recibir un mensaje, nada más aterrizar en Edimburgo, del fallecimiento de su madre. La compañía de seguros les proporcionó billetes para regreso urgente.

Cobertura de equipaje.

Gracias a esta cobertura si nuestro equipaje se pierde durante una escala, se deteriora durante el viaje o nos lo roban, la aseguradora nos indemnizará para que podamos reemplazar los objetos perdidos, deteriorados o robados. Incluso puede asumir el coste de la gestión de aquellos documentos imprescindibles para viajar perdidos o robados, como tarjetas de crédito, pasaporte o visados, cheques bancarios y billetes de transporte, o cubrir el envío de objetos olvidados.

Al extraviarse sus maletas en el destino, para Félix resultó un alivio descubrir, cuando nos llamó, que no tendría que preocuparse en demasía. En menos de 24 horas disponía de lo necesario para proseguir su viaje por Malí.

Otras coberturas interesantes.

Si en nuestro viaje vamos a realizar deportes de aventura o actividades de riesgo, como esquí, buceo, escalada o barranquismo, debemos tener en cuenta que las probabilidades de sufrir un accidente aumentan y necesitaremos una cobertura de deportes de aventura. Gracias a ella tendremos garantizado tanto los gastos de un posible rescate como la asistencia médica, repatriación o prolongación de la estancia por enfermedad, accidente o fallecimiento. También incluyen los desplazamientos, alojamientos y repatriaciones de las personas acompañantes, entre otras garantías.

Por otra parte, si nos gusta viajar acompañados de nuestros aparatos tecnológicos, como portátil, tablet, o cámaras, será recomendable contar con una cobertura de dispositivos electrónicos por si, durante el viaje, alguno de ellos sufre un accidente, se pierde o lo roban.

En estos tiempos inciertos, también es aconsejable revisar que el seguro de viaje cuente con cobertura para los gastos ocasionados por el Covid-19, ya sea por enfermedad, estancias obligatorias, gastos de pruebas PCR o cuarentenas.

¿Cómo contrato el seguro que más me conviene para mi viaje?

Existe una oferta variada para suscribir un seguro de viaje, sin embargo, cada viaje es único y cada viajero también. Por ello, desde la Correduría de Seguro José Silva nos ofrecemos para que nos cuentes los detalles de tu plan de vacaciones y así podamos informarte y orientarte de las pólizas y coberturas que mejor se adaptan a tu viaje, sea cual sea tu destino y el medio de transporte que vayas a utilizar.

Deseamos que disfrutes de tu escapada sin preocupaciones y que cuentes con el seguro que más te conviene, con todas las garantías y coberturas necesarias.

No dejes el seguro de viaje para el último momento ¿Quieres contarnos tu experiencia? Ponte en contacto con nosotros, estamos para ayudarte.

© José Silva Correduría de Seguros 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SHARE