LATEST NEWS
Seguros CCPP seguros de empresa seguros personales

¿CÓMO EVITAR EL INFRASEGURO Y EL SOBRESEGURO?

En el momento de contratar un seguro de daños materiales, bien sea para nuestro hogar, negocio o Comunidad de Propietarios, todos solemos tener presente el bien que deseamos proteger, los riesgos que queremos cubrir y a las personas que vamos a incluir en la póliza. Pero en la mayoría de las ocasiones pasamos por alto un elemento al que siempre hay que prestarle especial atención: la suma asegurada. Se trata del valor que nosotros mismos asignaremos a los bienes que aseguremos y que, por lo tanto, supondrá la cuantía máxima de la indemnización que la aseguradora estará obligada a pagar en caso de que se suframos un siniestro.

Debemos ser especialmente cuidadosos con esta cuestión, ya que realizar un mal cálculo de la suma asegurada provocará incurrir en un infraseguro o sobreseguro. Nos estamos refiriendo a situaciones perjudiciales para el asegurado, que pueden suponer desde pagar una prima superior a la que le corresponde al bien que hemos asegurado, recibir una indemnización inferior a la merecida o, incluso, problemas legales en caso de dolo.

Por este motivo siempre es recomendable que, a la hora de contratar cualquier tipo de seguro, contemos con la información y orientación que nos brindará una Correduría de seguros de confianza. Con su ayuda nos garantizaremos asegurar nuestros bienes por su valor real y evitaremos caer en situaciones tan poco deseadas como las de infraseguro o sobreseguro. Además, durante toda la vigencia de la póliza se encargará de velar por la defensa de nuestros intereses y la resolución de cualquier siniestro lo más favorablemente posible.

¿Qué es el sobreseguro?

Se produce sobreseguro cuando la suma asegurada, el capital que vamos a asegurar, es superior al valor real del interés, el bien asegurado.

Esta situación nos perjudica claramente, ya que estaremos pagando una prima superior a la que nos corresponde para el bien que estamos protegiendo. Además, en caso de siniestro nunca recibiremos una indemnización mayor que la que realmente corresponde a los daños reales sufridos. La Ley de Contrato de Seguro es muy clara en este asunto: en su artículo 31 establece que en caso de sobreseguro la compañía indemnizará únicamente “el daño efectivamente causado”. Es decir no puede suponer un enriquecimiento injusto del asegurado.

No debemos confundir el sobreseguro con la concurrencia de seguros, situación en la que dos o más pólizas cubren un mismo riesgo, durante periodos simultáneos. En este supuesto, las indemnizaciones tampoco podrán sumar una cifra mayor al valor real de los daños del bien protegido, que pueda enriquecer indebidamente al beneficiario.

¿Qué es el infraseguro?

El infraseguro es la situación opuesta a la de sobreseguro, ya que en este supuesto habríamos asegurado un capital más bajo del valor real de nuestros bienes y estaríamos pagando una cantidad menor (prima del seguro) de la que deberíamos.

Estamos ante una situación que entraña varios peligros. En caso de sufrir un siniestro no se nos compensará adecuadamente por los daños que hayamos sufrido, e incluso puede suceder que no se nos reconozca ninguna indemnización por no haber incluido en el contrato una cobertura con un riesgo razonable de suceder. Incluso, la compañía podría anular el seguro en vigor si advierte que la valoración que hemos aportado no se corresponde con la realidad de forma voluntaria o dolosa.

¿La mejor solución? Una Correduría de Seguros.

Si tomamos conciencia de que la única opción adecuada es contratar un seguro acorde con nuestras necesidades, circunstancias y particularidades, y no caemos en el error común de elegir una póliza únicamente por su precio, sino por sus coberturas, tendremos medio camino ganado. Asegurar un bien nunca debería ser considerado un sinónimo de gasto, sino una inversión de futuro.

Si bien a la hora de elegir un seguro siempre es recomendable comparar todas las características de las pólizas y las variadas coberturas que las diferentes compañías ofrecen, es cierto que esta labor puede resultar ardua e inabarcable. Por lo tanto, es imprescindible contar con la ayuda de un corredor de seguros, es decir, un mediador especializado, independiente e imparcial, que nos recomendará las pólizas y coberturas que mejor se adapten nuestras necesidades. Con todas las garantías profesionales y claridad en cláusulas y contratos. Además este profesional nos comunicará posibles situaciones de infraseguro, sobreseguro o concurrencia de seguros y se encargará de ajustar correctamente tanto el valor de la prima como de la suma asegurada.

¿Tienes alguna duda sobre esta cuestión o cualquier otra relacionada con la contratación de seguros?

No te preocupes, en la Correduría José Silva daremos respuesta a todas tus preguntas. Deja a continuación un comentario o escríbenos a nuestra dirección de correo [email protected]. También puedes contactarnos través de nuestra página web o llamándonos al teléfono 915353009. Serás atendido por un excelente equipo de profesionales que te facilitará toda la información que puedas necesitar. Cuenta con nosotros, estamos para ayudarte.

© José Silva Correduría de Seguros 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE